680 205 350 info@helenaguevara.com

0

Subtotal: 0,00


No hay productos en el carrito.

¿En qué se diferencia el Yoga del Método Feldenkrais?

A menudo, cuando se comienza a explicar a alguien en qué consiste el Método Feldenkrais y se describe, de forma muy simplista, que es un método en el que se realizan movimientos lentos y suaves para aprender a moverse mejor, enseguida la gente dice: “Ah! Eso es como el Yoga”

Es como si rápidamente necesitáramos poner “lo desconocido” en el cajón de “lo conocido”, sin permitir espacio alguno para lo nuevo.  Me atrevo a decir que muy pocas personas conocen en profundidad en qué consiste el Yoga, y que quien mete en el “mismo saco” el Yoga y el Feldenkrais no conoce ni uno ni otro.

Pero el artículo de hoy es para explicar, más concretamente, algunas diferencias fundamentales entre el Yoga y el Método Feldenkrais.

El Yoga, tal y como se conoce en occidente, se suele centrar en flexibilizar y tonificar el cuerpo físico, con el fin de abrir los canales energéticos, denominados nadis, para, posteriormente, facilitar la meditación, entendiéndose esta cómo la práctica que te puede llevar “más allá de la mente”. Las estrategias básicas son la respiración y el mantener la atención centrada en diferentes posturas estáticas, asanas, durante un periodo de tiempo, para que, finalmente, el cuerpo no sea un obstáculo en la práctica la meditación.

El Método Feldenkrais trata de afinar la percepción, desarrollar la capacidad de sentir, para conocer cuáles son nuestros patrones de acción, cómo hacemos lo que hacemos, cuáles son nuestros hábitos de movimiento y pensamiento  y a través de la auto-exploración descubramos formas alternativas de movernos, pensar y funcionar en la vida más eficientes y agradables a las usadas habitualmente.

Basado en la plasticidad cerebral y en la capacidad de aprendizaje del ser humano, el Método Feldenkrais nos descubre que cambiar es posible si sabes «cómo».

1.- Oriente – Occidente

El Yoga nace en Oriente, en el S. III a.c

El Método Feldenkrais nace en Occidente en el S.XX

2.- Espiritual – Científico

Los orígenes del Yoga se atribuyen a un sabio hindú llamado Patanjali. (Pinchar el link para saber más)

El creador del Método Feldenkrais fue Moshé Feldenkrais. Doctor en Ciencias, Ingeniero y 1er cinturón negro de Judo de Occidente, entrenado personalmente por el creador del Judo y Ministro de Educación de Japón Jigoro Kano.

3.- Músculo y Postura – Esqueleto y Movimiento

En el Yoga la atención va dirigida al estiramiento de la musculatura y a la postura para abrir los canales energéticos, nadis.

En el Método Feldenkrais la atención va dirigida a lo que sientes mientras te mueves, orientándonos desde los huesos y sus relaciones, para descubrir nuevos patrones neuro-musculares, nuevas forma de hacer lo que hacemos.

4.- Repetición – Innovación

El Yoga consiste en repetir series de posturas que se practican hasta dominarlas.

En el Método Feldenkrais no se repiten los movimientos. Se busca hacer «siempre lo mismo de forma diferente». Durante una clase de Feldenkrais nunca sabrás cuál va a ser el movimiento a explorar que sigue. Te mantiene siempre abierto a la sorpresa.

5.- Directivo – No directivo

El Yoga es una enseñanza directiva: Hay un profesor que sabe, una autoridad externa que enseña y corrige a sus alumnos.

El Método Feldenkrais es una enseñanza no directiva: La persona que facilita el aprendizaje  no es un modelo a imitar y nunca corrige a los alumnos, sino que genera un contexto de exploración para que cada persona aprenda por sí misma, buscando y encontrando su mejor opción y desarrollando así su autoridad interna.

6.- Comparación – No comparación

En la práctica del Yoga hay posibilidad de comparación con el profesor y con el resto de los alumnos. Desde el momento en que las clases se desarrollan con los ojos abiertos, que salte el patrón aprendido de la comparación es inevitable.

En el Método Feldenkrais no hay posibilidad de comparación porque el profesor guía la clase con la voz, además, para aumentar la capacidad de sentir qué sucede mientras te mueves, se invita a las personas a que cierren sus ojos, si esto no les incomoda o desorienta.

7.- Todos al mismo ritmo – Se respeta el ritmo individual

En la práctica del Yoga, normalmente, todo el grupo tiene que ir al mismo ritmo realizando las secuencias de posturas que muestra el profesor.

En el Método Feldenkrais al realizar las secuencias de movimientos cada persona puede seguir su propio ritmo pudiendo quedarse investigando parte de la secuencia que le resulta interesante, o parando y no haciendo, o imaginando la acción.

8.- Ir más allá de los límites – Respetar los límites

El Yoga te propone respetar los limites para progresivamente ir más allá, ejercitar la voluntad e integrar la práctica como disciplina.

El Método Feldenkrais te invita a reconocer tus límites, respetarlos y nunca ir más allá de ellos, sino todo lo contrario, quedarse antes de rozar los límites y encontrar la mejor calidad de movimiento dentro de las posibilidades del individuo.

9.- Clases por niveles – Todo el mundo cabe en la misma clase

En el Yoga hay niveles y clases para más o menos avanzados.

En el Método Feldenkrais no hay niveles. En una misma clase puede haber una persona de 90 años, alguien con hemiplejia, un músico que desee refinar su habilidad y un deportista de élite que quiere mejorar su marca, entre otros.

10.- Practica espiritual – Desarrollo neurológico

El Yoga es una práctica espiritual.

El Método Feldenkrais es una práctica para acelerar el desarrollo del potencial del cerebro, su capacidad de aprender.

11.- Iluminación – Autoconciencia

El Yoga busca la iluminación, su meta es la unión del individuo con Dios.

El Método Feldenkrais no se orienta a una meta, se orienta al proceso, busca desarrollar la toma de conciencia de uno mismo en la acción, el aprendizaje autónomo y hacer lo imposible posible, lo posible fácil y lo fácil bello.

Pero lo más importante es recalcar que aunque sean disciplinas diferentes son complementarias.

Actualmente muchos practicantes y profesores de Yoga, toman clases de Autoconciencia a través del Movimiento – Método Feldenkrais, por que en ellas descubren cómo organizarse mejor para la  práctica del Yoga, encontrando detalles sobre sí mismos, sobre su propia organización, manera de actuar y de moverse, que hasta ahora habían pasado inadvertidos.

Mejora tu organización interna y mejorarás la calidad de tu práctica de Yoga.

“Al ver todo funcionamiento como una manifestación del sistema nervioso

el método es aplicable universalmente.”

Moshé Feldenkrais

Muchas gracias

Helena Guevara

A %d blogueros les gusta esto: